Cómo funciona el obturador de una cámara

Obturador de Cámara

El obturador es una de las partes más importantes de una cámara. Es el dispositivo que controla la cantidad de tiempo que la luz llega al sensor de imagen o a la película. La velocidad del obturador, que se mide en segundos o fracciones de segundo, es un factor clave en la exposición de la fotografía.

En este artículo, explicaremos cómo funciona el obturador y cómo utilizarlo para tomar fotos bien expuestas. También discutiremos los diferentes tipos de obturadores y sus efectos.

El funcionamiento del obturador

El obturador está compuesto por dos láminas metálicas que se deslizan una sobre la otra para abrir o cerrar la abertura del lente. Cuando el obturador está abierto, la luz puede llegar al sensor o a la película. Cuando el obturador está cerrado, la luz está bloqueada.

Hay dos tipos principales de obturadores: obturadores mecánicos y obturadores electrónicos.

Obturadores mecánicos

Los obturadores mecánicos son los más comunes. Están accionados por un mecanismo mecánico que abre y cierra las láminas del obturador. Los obturadores mecánicos se utilizan en la mayoría de las cámaras DSLR y SLR.

Obturadores electrónicos

Los obturadores electrónicos no tienen láminas físicas. En cambio, utilizan un impulso eléctrico para abrir y cerrar la abertura del lente. Los obturadores electrónicos se utilizan en algunas cámaras DSLR y SLR, así como en cámaras sin espejo.

Velocidades de obturador

Las velocidades de obturador se miden en segundos o fracciones de segundo. Las velocidades de obturador más lentas permiten que entre más luz en la cámara, mientras que las velocidades de obturador más rápidas permiten que entre menos luz.

Las velocidades de obturador típicas son las siguientes:

  • Muy lenta (más de 1 segundo): se utiliza para capturar el movimiento, como el movimiento de las nubes o el agua.
  • Lenta (de 1 segundo a 1/15 de segundo): se utiliza para capturar el movimiento, como el movimiento de personas o vehículos.
  • Media (de 1/15 de segundo a 1/125 de segundo): se utiliza para la mayoría de las situaciones de fotografía.
  • Rápida (de 1/125 de segundo a 1/1000 de segundo): se utiliza para congelar el movimiento, como el movimiento de pájaros o insectos.
  • Muy rápida (más de 1/1000 de segundo): se utiliza para congelar el movimiento, como el movimiento de una bala o un rayo.

Efectos del obturador

La velocidad del obturador tiene un impacto significativo en la apariencia de la fotografía. Las velocidades de obturador más lentas pueden crear efectos de movimiento borroso, mientras que las velocidades de obturador más rápidas pueden congelar el movimiento.

Aquí hay algunos ejemplos de cómo utilizar el obturador para crear efectos artísticos:

  • Para crear un efecto de movimiento borroso, utilice una velocidad de obturador lenta. Esto permitirá que la cámara capture el movimiento de un sujeto, creando una sensación de movimiento.
  • Para congelar el movimiento, utilice una velocidad de obturador rápida. Esto evitará que la cámara capture el movimiento de un sujeto, creando una imagen nítida.
  • Para crear un efecto de “congelado” en una escena con poca luz, utilice una velocidad de obturador muy rápida. Esto permitirá que la cámara capture la luz disponible, creando una imagen nítida incluso en condiciones de poca luz.

Consejos para utilizar el obturador

Aquí hay algunos consejos para utilizar el obturador de manera efectiva:

  • Experimente con diferentes velocidades de obturador para ver cómo afectan a sus fotos.
  • Considere el sujeto y la escena que está fotografiando al elegir la velocidad de obturador.
  • Utilice un trípode para estabilizar su cámara si está utilizando una velocidad de obturador lenta.

Conclusión

El obturador es una herramienta poderosa que puede utilizarse para crear una amplia gama de efectos fotográficos. Al entender cómo funciona el obturador y cómo utilizarlo, puede mejorar sus habilidades fotográficas y tomar fotos más impresionantes.

Continúa descubriendo estrategias para perfeccionar tus fotografías y no subestimes la importancia de la práctica constante. Recuerda que la destreza se forja con la repetición.

Compartir en:

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *